#Embajadordental 2 | Eva Berroeta, prostodoncista y directora de clínica: “Los tratamientos mínimamente invasivos ya son nuestro día a día”

idioma:

No comments yet

82

Prostodoncista, formadora, directora de clínica y presidenta de la 46ª edición del Congreso de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES) que se celebrará en Bilbao el próximo mes de octubre. Ella es Eva Berroeta, nuestra segunda elegida de la serie#Embajadordental. Simboliza como nadie esa nueva odontología que, más que un eslogán, es una nueva manera de entender los tratamientos: conservadores, aditivos, mínimamente invasivos, con una estética predecible y en los que la tecnología es un medio, no un fin en sí mismo. “Lo importante -dice esta profesional con cerca de 15 años de experiencia en el sector dental- sigue siendo el diagnóstico y el plan de tratamiento”.

¿Cuántos años lleva trabajando en el sector?

“Terminé la carrera en Bilbao en el año 1997, pero luego estuve 6 años formándome. Primero 2 años  con un máster en Madrid y, después, 3 años y medio en Los Angeles. Hasta el año 2003 no regresé para montar mi propia clínica en Bilbao, así que en realidad 13 años”.

¿Cuál es su especialidad?

“Prostodoncia, es decir la rehabilitación de dientes e implantes mediante prótesis. La prostodoncia actual abarca tanto grandes rehabilitaciones como estética dental”.

Cuando los pacientes están quizás todavía haciéndose a la idea del boom estético en odontología, en los congresos ya se habla de estética predecible, ¿el odontólogo que pueda enseñar resultados incluso antes de tocar la boca del paciente será el que se lleve el gato al agua?

“Por supuesto. Antes de realizar cualquier tratamiento realizamos una previsualización del resultado final mediante dos procedimientos, el convencional y más tradicional -encerado diagnóstico- o mediante uno digital como es el DSD (Digital Smile Design)”.

También parece recurrente hablar en las grandes citas del sector de la nueva odontología, ¿cómo la definiría usted? 

“La nueva odontología es una odontología mínimamente invasiva, con técnicas mucho más conservadoras y más aditivas que sustractivas. Es decir, hoy en día gracias a la adhesión y aparición de nuevos materiales que pueden adherirse al diente, permite  ser mucho más conservador. Ya apenas ponemos coronas y hacemos más onlays y carillas.También gracias a la era digital y técnicas CAD CAM permite realizar este tipo de restauraciones a partir de bloques de material con mayor dureza y resistencia que los predecesores, sin olvidarlos de la labor estética de los técnicos de laboratorio que hacen la parte artística del proceso”.

No podemos olvidarnos de que la odontología soluciona problemas médicos. En ese sentido, ¿de qué manera los pacientes influyen en los ‘rumbos’ de la odontología? ¿cómo la hacen avanzar?

“Gracias a las campañas realizadas por las Sociedades Científicas como SEPA, con difusión al público general, la población general es más consciente de la importancia de la salud bucodental y la importancia de la prevención. Los pacientes ya son conscientes del problemas de salud generados por la periodontitis y las consecuencias generadas por la ausencia de las piezas dentales, Los pacientes adultos demandan implantes dentales e incluso tratamientos de ortodoncia con brackets de forma rutinaria”.

¿Cómo de cerca están los tratamientos mínimamente invasivos de una manera más general?

“Están en nuestro día a día, como comentaba antes, gracias a los nuevos materiales, tecnologías y adhesión, es posible realizar este tipo de odontología de forma predecible siendo mucho más conservador para la estructura dentaria”.

Parece claro que hay exceso de dentistas, ¿cuál cree que será la clave para ellos? ¿qué le diría a un recién licenciado?

Al recién licenciado le diría que se especialice y que no deje nunca de formarse. Esta profesión está en constante cambio y evolución y hay que estar al día. También tiene que rodearse de un buen equipo y, sobre todo, le diría que disfrute de lo que haga porque se transmite a los pacientes”.

¿De alguna manera, ese exceso de profesionales hace que la formación especializada sea cada vez más importante? ¿Ha habido un crecimiento de la demanda en los últimos años?

“Yo creo que sí, es importante que se formen, pero no tiene porque ser en una universidad. Conozco a muchos odontólogos que se han formado con cursos de fines de semana y haciendo estancias clínicas con otros profesionales y hacen una odontología con un nivel altísimo de calidad. Yo sí he notado un aumento de demanda porque la gente quiere actualizarse y estar al día, lo cual es maravilloso”.

Usted que es una experta en formación, ¿qué tres ingredientes cree que tiene que tener un buen curso?

“El tema tiene que ser interesante para los odontológos y tienen que poder aplicarlo en su día a día, así que debe ser teórico-práctico”.

Decía en una entrevista que la digitalización está suponiendo un avance muy bonito para el sector dental, ¿cree que el sector dental se está adaptando bien? ¿Diría que va a buen ritmo o ve a muchos colegas reactivos? 

“La digitalización es el presente y como bien dice, es un avance bonito. El problema que tiene es que actualmente es muy costoso. La inversión inicial es grande y la mayoría de los sistemas hay que pagar una tasa anual para la renovación del software. Además, la metodología digital total es muy difícil que sea aplicable para todos los casos ya que la parte artística de los técnicos de laboratorio se pierde. Cada vez se están haciendo scanners intraorales, más pequeños más precisos y más fáciles de utilizar con lo que la curva de aprendizaje se reduce”.

¿Cree que esta transformación digital, como en otros muchos sectores, puede suponer la desaparición de un modo de hacer y entender la odontología?

“Yo no lo creo porque lo más importante en odontología es el diagnóstico y plan de tratamiento y ahí la fase digital no interviene”.

¿Diría que el mantra para los próximos años debe ser transformarse digitalmente o morir?

“No, todavía queda mucho para que pueda pasar esto. Será una herramienta más en la consulta”.

Actualmente es la presidenta de la 46ª edición del Congreso de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES), ¿qué se podrá ver en el congreso de octubre?

“El lema del congreso de este año es team-work: trabajo en equipo, innovación y tecnología. En el programa científico hemos seleccionado muchos dúos de profesionales: técnico de laboratorio y dentista restaurador, gente joven y muy preparada que hacen unos trabajos espectaculares y son un ejemplo para cualquiera para ver cómo trabajan en equipo y se comunican. Tendremos representación nacional e internacional hablando sobre las últimas tecnologías y novedades. Por ejemplo, contaremos con el trío brasileño formado por el prostodoncista Victor Clavijo, el periodoncista Paulo Fernando de Mesquita y el técnico de laboratorio Murilo Calgaro, lo cuales tendrán su sesión individual durante el congreso. Además, hay un curso monográfico a cargo del doctor Frank Spear, uno de los mejores prostodoncistas a nivel mundial. Es todo un lujo contar con el ya que apenas da cursos. Su tema será en lo que hablábamos al comienzo: su evolución personal en la rehabilitación de casos complejos de una manera mínimamente invasiva”.

¿Qué destacaría  de su relación con Reiner Dental

“Es una empresa fabricante de aditamentos para implante en Guipúzcoa, los materiales que producen son de una alta calidad y con compatibilidades con las principales casas de implante. La atención con los comerciales es directa y son muy eficientes”.


Leave a Reply